Leía hace poco, a raíz de la exposición que estábamos preparando para metodología, el artículo Tareas 2.0: La dimensión digital en el aula de ELE (PDF). Un enfoque como el que sigue el artículo es el que estamos explotando en las clases de TICs: unir el enfoque por tareas que domina la enseñanza de lenguas, con la etiqueta web 2.0, entendida más como una actitud que como una tecnología, enfocada al usuario y con un uso orientado a la interacción (colaborar, compartir, cooperar).

Este enfoque nos permite trabajar junto a las competencias comunicativas de la lengua, las distintas competencias o destrezas digitales, tambien conocidas como e-skills o e-competences. Sin embargo, nuestra aproximación al ámbito de lo digital debe realizarse de forma crítica. Dada la variedad de terminología y de signficados que se asocian al concepto de “competencia digital”, surgen al menos dos problemas: una perspectiva micro (que puede minimizar la competencia digital a un simple problema tecnológico) y una perspectiva estática que obvia el dinamismo de las competencias digitales en su actual aplicación a la vida diaria.

Para superar estos dos problemas, Ismael Peña-López, en su artículo “Towards a comprehensive definition of digital skills” ha propuesto una definición dinámica de la digital literacy, que queda resumida en el siguiente esquema:



Estos conceptos, son definidos y reformulados por el autor en los siguientes sentidos:

  • Technological Literacy: Destrezas que interactúan con el hardware y el software (el Cómo)
  • Informational Literacy: Competencias relacionadas con a) la obtención de información y b) la gestión de la información a través de la aplicación de las TICs (el Qué)
  • Media Literacy: Destrezas y competencias relacionadas con los distintos medios de comunicación. A un nivel inferior hablamos de multimedia para referir una interacción más mecánica mientras a un nivel superior, de crossmedia, para referir un diseño estratégico de interacción e integración entre éstos (el Dónde)
  • Digital Presence: Las destrezas que monitorizan y establecen una identidad digital y las destrezas que permiten usarla para interactuar digitalmente con otros. (el Quién)
  • e-Awareness: conciencia de cómo el mundo y nuestra posición en él, es modificado por las tecn0logías digitales  (el Por qué)

Desde mi punto de vista, una comprensión de las competencias digitales como la que nos propone Ismael Peña-López, puede enriquecer nuestra aproximación al enfoque por tareas desde el ámbito digital. La web 2.0 puede ser una potentísima herramienta para la colaboración y la interacción, pero debe acompañarse de una reflexión del por qué (e-awareness) colaboramos e interactuamos en ella.

En paralelo a la reflexión que realizamos en las últimas clases de E. Martín Peris sobre el enfoque por tareas, en las que poníamos de relieve “la importancia de la conciencia lingüística y metalingüística en los procesos de uso y aprendizaje de lenguas” (Martín Peris, 2004), que se había desatendido debido a algunas interpretaciones erróneas del enfoque, podemos destacar la importancia y necesidad de que en la aplicación de las tareas a los entornos digitales, no perdamos de vista la reflexión crítica  y estratégica sobre estos entornos  y nuestra posición en ellos.

Anuncios